POR ESO

Revista digital IES La Flota


Deja un comentario

El perro que no sabía ladrar

Allende, 1º ESO B

perro

El perro corría, corría y corría…y se encontró a los cazadores. Los cazadores, al ver que el perro no podía ladrar, se quedaron muy extrañados y sorprendidos. El perro otra vez se puso muy triste. Le dijo a los cazadores que solo sabía decir “kikiriki” y “cucú”. Los cazadores se rieron de él. Le llevaron a una perrera donde había otros perros que estaban abandonados. El perro estaba muy apenado. Ya no sabía qué hacer para aprender a ladrar. El perro comía muy poco y cada vez estaba más delgado. Allí conoció a una perrita . Le contó su situación y la perrita le enseñó a ladrar, pues tenía un libro que enseñaba a emitir los sonidos que hacía cada animal.

Desde entonces, el perro fue muy feliz gracias a la perrita. Y fue famoso ya que en el periódico salió una noticia valorando su esfuerzo por aprender a ladrar.


Deja un comentario

Un sueño apacible

Claudia M., 2º ESO C

Era por la noche y se encontraba triste. Salió de su cobijo y se introdujo en el campo de trigo de al lado de su casa. Llegó hasta el espantapájaros, le cogió la camisa que llevaba, se la puso en forma de almohada y se acostó en la hierba.

Mirando al cielo, a los árboles y a los pájaros nocturnos que habitaban se preguntó a sí mismo: “¿Qué sorpresas tendrás para mí, universo?”

 

Se fundió en un apacible sueño.


Deja un comentario

La magia de la música

Claudia M, 2º ESO C

Estudiaba música, tocaba algún instrumento, y bueno, la escuchaba. Se pensaba que era una tontería, que la música es un conjunto de palabras con un ritmo pegadizo; nada más. Un día, encendió la radio y empezó a sonar una canción. No lo entendía, no había pasado la emisora como de costumbre. Se había tumbado inconscientemente en su cama y cerró los ojos. Empezó a viajar por su mente, visitando preciosos recuerdos que creyó haber dejado atrás y a imaginar metas que conseguir. Al terminar la canción, descubrió que la música es un viaje a través de un mundo paralelo en tu mente,  en el que tan sólo tienes que disfrutar de él, y perderte en los límites de su magia.

Y sí, la música es magia, y el truco está en sentirla y,  sobre todo, en dejarte llevar en cada una de sus notas.

Notasmusicales (1)